fbpx
Cien años del petróleo y 50 del gas en Colombia
Cien años del petróleo y 50 del gas en Colombia

Cien años del petróleo y 50 del gas en Colombia

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El inicio de la industria petrolera en Colombia lo marca la entrada en producción del campo Infantas en Barrancabermeja, el 29 de abril de 1918, por parte de la Tropical Oil Company (la Troco). Son cien años, un siglo del llamado 'oro negro’ que, indudablemente, ha sido protagonista de la historia del país. Por: MARTÍN ROSAS 4 de noviembre de 2018.    La energía es lo que mueve al mundo, y al siglo XX lo movieron la electricidad y los combustibles de origen fósil. Fue el siglo de la construcción de la red de carreteras y las vías urbanas, donde el automotor, bien sea movido por gasolina o ACPM, fue el rey. Como en el resto del mundo, Colombia ingresó a la segunda revolución industrial de la mano de los hidrocarburos. Estas fuentes energéticas se fueron posicionando desde los albores del siglo pasado como el principal motor para la industria del transporte y otros sectores económicos. El transporte por carretera se impuso sobre el ferrocarril y el fluvial para dinamizar la economía del país, al tiempo que surgían otras industrias derivadas del petróleo, como la plástica y la petroquímica, con sus miles de productos que cambiaron para siempre la forma de vida de los colombianos. Ha sido un siglo con altos y bajos. Momentos de auge y momentos de escasez, con decisiones acertadas y otras erráticas y desafortunadas, pero con una huella indeleble que marcó a las generaciones más recientes. En Colombia, el petróleo es una de las principales fuentes de recursos para la Nación. Representa el 7% del PIB y por cada cien pesos que se invierten en la industria, entre 60 y 70 llegan al Estado a través de impuestos, dividendos de Ecopetrol, derechos contractuales y regalías. La revolución del gas natural Cuando se explota petróleo, este viene acompañado de agua y gas natural; sin embargo, durante muchos años se desestimó el combustible gaseoso y hasta la década de los sesenta del siglo pasado se quemaba en las teas de los campos de producción. Solo a comienzos de ese decenio se empieza a darle cierto procesamiento industrial al gas natural, y el gobierno expide una reglamentación que obligaba a las compañías a darle uso, así fuera reinyectándolo en los mismos campos. Fue hasta principios de 1973, con el descubrimiento por parte de Texaco (hoy Chevron) de Ballena, el primer gran yacimiento de gas libre en el país y unos meses después con Chuchupa, otro campo aún mayor mar adentro, ambos en La Guajira, que el gas natural marcó un hito en la historia de los combustibles en Colombia, al ofrecer una alternativa energética más eficiente, económica y abundante. Esto se dio en momentos en que la producción nacional de petróleo estaba en un bajo nivel y el país tuvo que importar combustibles, al tiempo que los precios del crudo se cuadruplicaban a nivel global, a raíz de la primera gran crisis del petróleo generada por la guerra del Yom Kippur. A partir de 1975 se da el gran impulso al gas natural, cuando, con la expedición de las primeras reglamentaciones sobre el manejo de precios en boca de pozo y los cupos para la distribución, se da una acción coordinada entre el gobierno y el sector privado para desarrollar este mercado, lo que motivó la conversión de algunas plantas de generación térmica para reemplazar el carbón y el fuel oil como combustibles. Por esa época también se promovió el desarrollo de la infraestructura para el consumo industrial y posteriormente para el residencial, comercial y vehicular, dando origen a la llamada 'revolución del gas natural’ en el país. Hoy, Colombia cuenta con una red de gasoductos de 7.500 kilómetros que lleva el energético a más de 31 millones de personas, a cientos de industrias y a cerca de 600 mil vehículos convertidos, además de alimentar termoeléctricas y refinerías. Indudablemente, la industria de los hidrocarburos ha traído beneficios, pero también, hay que decirlo, ha contribuido con los graves problemas de contaminación, pues es responsable en gran medida de la emisión de gases de efecto invernadero que ocasionan el calentamiento global, de la enorme cantidad de desechos plásticos no biodegradables, y de agroquímicos que, si bien contribuyeron a la llamada ´revolución verde’ de mediados del siglo pasado, también causaron deterioro de los suelos y contaminación de las aguas. Hoy, la humanidad está abocada a cambiar su estilo de vida y a disminuir dramáticamente, en un par de decenios, las emisiones de dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno, si quiere sobrevivir sobre la faz de la Tierra. El cambio climático obliga a la rápida conversión de los motores de combustión interna por vehículos eléctricos, lo que conllevará la reducción en el consumo de petróleo y el incremento de las energías renovables. En este proceso de cambio, el gas natural juega el papel de energético de transición; de ahí el protagonismo que ha adquirido en el presente siglo, con la expansión de tecnologías como la del gas natural licuado (GNL), que cambió radicalmente el mapamundi del comercio de este hidrocarburo. Mientras estos cambios se dan, el país enfrenta una reducción dramática de las reservas de petróleo y gas. Se estima que la autosuficiencia en crudo es de 5,7 años y la de gas de 11,5 años, lo que obligaría a la importación de combustibles en unos seis años. Todo esto en un entorno donde han bajado la adjudicación de áreas y la exploración, mientras algunas comunidades se oponen a las industrias extractivas. Los retos del gobierno entrante del presidente Iván Duque son atraer mayor inversión en exploración y producción, para aumentar las reservas y espantar el fantasma de la pérdida de autosuficiencia, pero siendo más estrictos con la protección del medio ambiente y la concertación con las comunidades. Es decir, explotar hidrocarburos de manera sostenible, en consonancia con el lema de la actual administración: 'Producir conservando y conservar produciendo’. Por el lado del gas natural, el país tiene dos alternativas: desarrollar los campos off shore descubiertos recientemente en aguas profundas del Caribe (Orca, Kronos, Gorgon y Purple Angel), o construir una planta de regasificación en el Pacífico, con una capacidad de 400 millones de pies cúbicos diarios. El proyecto de la planta ha estado inmerso en una aguda polémica. Mientras unos aducen que sale muy costoso, pues además hay que sumarle el gasoducto entre Buenaventura y Yumbo; otros sostienen que es un seguro para enfrentar la pérdida de autosuficiencia, pues las reservas vienen cayendo año a año de manera sostenida. Para el caso del petróleo, la situación es aún más dramática. Si se pierde la autosuficiencia no solo el país dejará de percibir cuantiosos recursos por concepto de las exportaciones de crudo, sino que se verá abocado a importar combustibles. Luego de un siglo de historia de la industria del petróleo en Colombia, los retos son enormes y de variado tipo. No solo hay que incentivar la inversión en exploración y desarrollo, sino que el país debe proporcionar mayor seguridad jurídica, al tiempo que protege el medio ambiente y atiende los reclamos de las comunidades, además de seguir la senda de la transición energética hacia fuentes renovables más limpias y sostenibles. Son enormes los desafíos que este nuevo siglo plantea; pero estamos seguros de que la industria de hidrocarburos sabrá afrontarlos, con la madurez de sus cien años de historia. \tRelacionado Ecopetrol anunció tres descubrimientos de petróleo en ColombiaEn «Industria»Industria petrolera colombiana celebra 100 años de historiaEn «Industria»Lanzan en Colombia los primeros taxis dedicados a GNVEn «Industria»


Gas Natural reportó resultados positivos en 2017

El pecado de la (c)omisión

Ecopetrol construirá parque de energía solar en el Meta

Resultados de la primera puja de 2019 por áreas petroleras en Colombia

Colombia podría triplicar su potencial energético: secretario de Energía de EE. UU.

Conversiones a GNV crecen al 2% anual en Perú

Shell y Qatar Petroleum crearán una empresa de bunkering de GNL

Colombia: Concretan los primeros PPA para granjas solares

Toyota presentó segunda versión de su camión a hidrógeno

En 2019 Colombia tendrá más de 100 tractocamiones a gas natural

banner vertical 160 600

© 2020 Guía Petróleo y Gas, All Rights Reserved.